¿Es bueno el desahogo emocional?

La respuesta a esa pregunta es que no siempre es bueno desahogarse verbalmente o “vomitar” todo lo que nos sucede:

Existe el que he venido a llamar desahogo poco constructivo o tóxico:

Son personas que hablan continuamente y en exceso de sí mismas, olvidándose de las personas que tienen a su alrededor. Su discurso está construido a través de quejas y pesimismo. En muchas ocasiones, no muestran ningún tipo de interés por lo que tenga que decirles el interlocutor ya que lo que buscan es “expulsar” todo lo que les ocurre. En ese momento no escuchan al otro. Esto no se considera en absoluto terapéutico, la mejor conversación es en la que ambos interlocutores pueden opinar sobre el tema concreto.

Asumir un rol de víctima puede ser reflejo en ocasiones de este tipo de desahogo. También la persona puede pretender ser el centro de atención constantemente o simplemente no pasar desapercibido. Debido a ese victimismo no se da cuenta de si toma o no actitudes dañinas sobre las personas de su alrededor, generándoles así un posible daño. En ocasiones su discurso incluye emociones como la envidia, los celos y la soberbia, aunque no siempre.

Ese tipo de desahogo no les sacia, es decir, no les hace sentir mejor a medio plazo, necesitarán desahogarse más y más porque ese tipo de discurso se retroalimenta a sí mismo.

Por el contrario estaría el desahogo emocional constructivo:

Este tipo de desahogo se caracteriza porque la persona es consciente de sus emociones y suele reconocerlas al otro sin problemas. Llora si tiene que llorar.

La persona se pregunta cosas como: ¿qué me da rabia? ¿qué es lo que me enfurece? ¿qué es lo que me entristece? ¿qué es lo que me impide encontrarme bien en estos momentos?

Emplea expresiones como: me siento, a mi me duele que, yo no quiero que…

Intenta buscar con el otro interlocutor una solución a su problema y a lo que siente, no busca sin más trasladar al otro su malestar…Sabe, no obstante, que la solución sólo está en él mismo, que es él quien tiene que tomar medidas y que no gana nada con culpar a otros de su problema. Asume su responsabilidad en el asunto.

Busca personas que saben escuchar, comprender y entender porque es importante establecer con el otro una conversación, no un monólogo. Eso es lo verdaderamente terapéutico.

chat-309417_640

Anuncios