Cita

El Haz de Luz (técnica para el dolor)

Esta técnica puede ser útil tanto para el dolor físico como el emocional. También es un potenciador de la energía. Puede hacerse en cualquier sitio relativamente cómodo. Una vez que lo realices, date un poco de tiempo antes de hacer algo importante. Puedes memorizar el ejercicio o grabarlo en un audio para que sea más fácil seguirlo.

Si te sientes alterado, concéntrate en esas emociones/sensaciones desagradables en tu cuerpo. Pregúntate lo siguiente:

¿Si esa sensación/emoción tuviera forma, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera tamaño, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera color, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera temperatura, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera textura, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera sonido, cual sería?

Nota la forma y sus otras características.

Después piensa cuál es tu color favorito o qué color asociarías al bienestar.

Imagina que una luz del color elegido entra por la parte superior de tu cabeza y se dirige a esa forma (sensación desagradable) dentro de tu cuerpo. Esa luz no se acaba, es continua, como un haz de luz. La luz se dirige hacia la forma, vibra dentro y alrededor de ella. Imagina, ¿qué le ocurre a la forma, a su tamaño o a su color?

Si ves que las sensaciones negativas cambian, continúa con la técnica hasta que estés cómodo. Si no cambian, puedes probar con otras técnicas de meditación, mindfulness o relajación y respiración de las que hemos visto en este blog.

https://rosaliamv.wordpress.com/category/relajacion-2/

https://rosaliamv.wordpress.com/category/mindfulness/

https://rosaliamv.wordpress.com/category/ansiedad/

**Libro recomendado: Supera tu pasado. Francine Shapiro.

800px-Rayo_de_Sol_en_el_Sitio_Astronómico

Imagen

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un síndrome que afecta a los tejidos blandos del cuerpo. Es una enfermedad crónica que causa dolores generalizados y un agotamiento profundo, acompañado de una gran variedad de síntomas entre los que están anquilosamiento, dolores de cabeza o en la cara, trastornos de sueño, problemas de memoria, de concentración, parestesias, malestar abdominal, problemas genitourinarios, puntos miofasciales hipersensibles, síntomas del tórax, desequilibrio, sensaciones en las piernas, hipersensibilidad sensorial, problemas en la piel, depresión y ansiedad.

Según el Informe de Salud y Género del 2005, el dolor y la fatiga constituyen la primera causa de consulta en atención primaria y en reumatología. Su prevalencia se estima entre un 2% y un 5% del total de la población, siendo las mujeres aproximadamente el 80-90% de las afectadas. Por tanto, la fibromialgia es una enfermedad que está afectando actualmente a la sociedad, especialmente a las mujeres.

La etiología de la FM es desconocida, A lo largo de la historia se han planteado distintas explicaciones del problema. Algunas de las más importantes son las siguientes, factores genéticos, la presencia anterior de aspectos traumáticos, desequilibrios en varios neurotransmisores,  presencia de microorganismos infecciosos, anormalidades en las funciones del cerebro,  anormalidades en el procesamiento del dolor…

La inexistencia de una etiología clara y de unos marcadores biológicos determinados ha hecho muy complicado el diagnóstico de la enfermedad. En 1990 el American Collage of Rheumatology determinó unos criterios oficiales para el diagnóstico de la fibromialgia. Estos criterios son los siguientes (1) Dolor crónico, generalizado, músculo-esquelético por más de tres meses en cada uno de los cuadrantes del cuerpo, (2) Ausencia de otra enfermedad sistémica que pudiera ser la causa  del dolor subyacente, (3) Múltiples puntos sensibles al dolor.

Pese a la existencia de estos criterios, debido a que los síntomas de la fibromialgia están presentes o son semejantes a los de varias enfermedades, se hace necesario llevar a cabo un adecuado diagnóstico diferencial que permita descartarlas antes de hacer un diagnóstico de fibromialgia.

El tratamiento de la fibromialgia se esta llevando a cabo desde distintos enfoques. Entre los tratamientos más importantes destacan, el tratamiento farmacológico, el psicológico, la rehabilitación física y la terapia ocupacional. Debido a que en la actualidad no existe ninguna cura para la fibromialgia, todos estos tratamientos están más enfocados al manejo de los síntomas y a mejorar la calidad de vida de los/as pacientes.

Las repercusiones físicas, psicológicas, emocionales y sociales que tiene éste síndrome para las/os afectadas/os ha hecho que hoy en día vaya adquiriendo cada vez más relevancia su estudio y tratamiento.

¿Cómo puede la psicología ayudar a personas con fibromialgia?

Una extensa a esta pregunta se puede encontrar en este artículo del Colegio Oficial de Psicólogos, que os dejo a continuación:

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=2436

Principalmente los campos de intervención en este problema desde el punto de vista de la psicología pueden ser:

-Estrés y sintomatología asociada.

-Dolor.

-Regulación de la actividad.

-Ansiedad y depresión asociada al problema.

-Quejas y funciones cognitivas.

-Adaptación social y ocupacional.

-Etc.

Por todo ello, en absoluto es descabellado consultar con un psicólogo si sufrimos o creemos sufrir esta enfermedad.

Day_80_-_A_Pain_in_the_Neck_(2347498204)