Minientrada

Soluciones “lógicas” que NO resuelven un problema

pear-2010022_640

-Decirte a ti mismo o a alguien “¡contrólate! ¡Relájate!”. En muchos casos, sabemos que el nerviosismo escapa a nuestro control y es quizás más una actitud de aceptación de ese mismo nerviosismo la que nos ayuda ante una situación complicada.

-Decirte o decir “sé natural”, “sé espontáneo”. La naturalidad solo se adquiere con la práctica repetida: camino naturalmente porque lo he practicado muchas veces, conduzco con naturalidad por la práctica mantenida en el tiempo, hablo con naturalidad en público porque he practicado y me expongo con frecuencia…

-Aparenta lo que no eres para que te acepten. Tarde o temprano terminará saliendo nuestro verdadero yo… Lo positivo es perder ese miedo atroz a ser rechazado.

-Cumple las expectativas del otro. Perdemos nuestros propios intereses y abandonamos el camino personal que nos hemos fijado. Insisto, lo positivo es perder ese miedo atroz a ser rechazado.

-Piensa que este mundo es lógico, justo y que en él, todos tienen lo que se merecen. Esto, como sabemos, no es real y el pensar en estos términos nos puede hacer mucho daño. El mundo y las personas no responden a las leyes de la lógica, ni de la justicia ni del merecimiento.

-Piensa que los demás siempre tienen la culpa y que tú no tienes ninguna responsabilidad: actitud dañina ante la vida y sus acontecimientos.

-Espera siempre que los demás sean agradecidos y que se comporten como deseamos o como nos comportaríamos nosotros. Esto no nos trae nada más que quebraderos de cabeza y problemas con amistades o conocidos.

-Adquiere confianza, seguridad y autoestima pero no te enfrentes a tus miedos. El adquirir seguridad es muy positivo, siempre y cuando esa seguridad se logre enfrentándose a situaciones o personas temidas. La seguridad no es algo que nos cae del cielo, sino que se logra actuando ante circunstancias que nos producen miedo.

**Basado en “Entiende y Maneja tu Ansiedad”. J. A. García Higuera y J. García Ureña.

 

 

Anuncios

¿Crees que tienes alguna obsesión?

Es común que a la consulta del psicólogo llegue de vez en cuando un paciente que se queja de sufrir algún tipo de obsesión. Pueden aparecer aisladamente o ir acompañadas de una conducta externa o encubierta, como sucede en el  TOC, cuyo fin es contrarrestar el pensamiento. Pueden aparecer como un solo pensamiento repetitivo. O puede no ser una obsesión sino una rumiación de pensamientos (lo que solemos llamar “darle vueltas a la cabeza”), que es muy frecuente cuando tenemos un problema sin resolver y en la depresión.

¿Pero cómo reconocer una obsesión patológica? ¿Cómo diferenciarla de la rumiación o de una preocupación? Para explicarlo, he adaptado las características que propone Clark (2004):

-Es intrusiva. Se presenta en forma de pensamiento, imagen o impulso que entra en la conciencia de la persona de forma no deseada ni intencionada.

-Es inaceptable. La intrusión viene asociada a una emoción negativa, que puede ir desde una sensación desagradable hasta un miedo y una ansiedad muy severos.

-Viene acompañada de una resistencia subjetiva; es decir, la persona siente una fuerte necesidad de resistirse, reprimir, expulsar o impedir la obsesión y que ésta vaya a más. Para ello, puede emplear la evitación, la distracción, u otras estrategias de control cognitivo, o los rituales externos.

-Se percibe una falta de control. La persona tiene la sensación subjetiva de no poder manejar los contenidos de la mente y se intenta suprimir la obsesión, lo cual no soluciona el problema: el éxito es temporal y parcial. La obsesión suele volver en un espacio de tiempo determinado.

-Ego-distonicidad: la intrusión puede ser un contenido absurdo, sin sentido, sin asociación con uno mismo pero también pueden ser ideas, imágenes o impulsos que suponen una seria amenaza para los valores fundamentales de la persona y su imagen. Al hilo de lo anterior, en consulta es relativamente frecuente encontrarse con casos de obsesiones totalmente egodistónicas, por ejemplo:

– Mujer que valora mucho la fidelidad y el estar en pareja y que tiene la obsesión de que  no quiere a su novio y que está por estar o podría estar con otro (la obsesión cumple con las características anteriores).

– Madre joven que tiene la obsesión de poder hacer daño a su hijo pequeño y le vienen imágenes aterradoras a la mente de formas en las que ella podría dañar a su hijo.

– Hombre heterosexual que valora mucho su imagen como tal y que se obsesiona con la idea de ser homosexual o con que le puede gustar otro hombre.

En el tratamiento de estas obsesiones u otras, según mi experiencia, el paciente avanza algo sólo con mencionarle que esto le pasa a más gente, que no es un bicho raro, ni malvado, ni se está volviendo loco.  Educarle sobre cómo funciona la mente y las características de las obsesiones suele relajarles bastante, así como explicarles cómo funciona el mecanismo de  las obsesiones. Imagínense una madre que piensa que puede hacer daño a su hijo, lo preocupada y atemorizada que puede llegar a consulta; sólo el hecho de “normalizar” el contenido supone una parte de la recuperación. Es un pensamiento, no una realidad. Por otro lado, en el tratamiento de las obsesiones empleo, entre otras técnicas, la Defusión Cognitiva (ver, a modo de ejemplo, en https://rosaliamv.wordpress.com/2016/01/24/como-me-desengancho-de-ese-pensamiento/).

brain-954823_640

 

 

 

Minientrada

¿Qué es el neuroticismo?

Retomamos por fin el blog con muchas ganas e ilusión, después de un parón de unos meses. Empezamos!

Hoy vamos a hablar del Neuroticismo, que es una dimensión de la personalidad según Eysenck. Las personas que puntúan alto en esta dimensión tienen cambios de humor frecuentes, son inestables emocionalmente, pueden estar preocupados, deprimidos, ansiosos o sentirse culpables. Las bases están relacionadas con el sistema límbico dentro del cerebro.

Existe una relación entre el Neuroticismo y estos estados desagradables que hemos mencionado, quizás porque son personas que reaccionan de manera negativa a sucesos que les ocurren, por lo que sienten emociones negativas de forma más frecuente.

Quizás leyendo esto te sientes identificado con las características que estamos detallando: eres una persona con tendencia a la ansiedad,  ésta suele ser el centro de tu vida, o no llegas a resolver un conflicto interno, sientes que no te terminas de aceptar o que no logras equilibrarte, que estás en disconfort. ¿Te ves reflejado en alguno de estos aspectos? Las personas con alto neuroticismo pueden tener a mano pastillas para relajarse, infusiones, hierbas, archivos de música tranquila o de relajación, ser poco tolerantes a la frustración, enfadarse cuando les tocan algo que es suyo, molestarse con el desorden, etc.  Hago notar aquí que para tener una perspectiva personal objetiva lo mejor es cumplimentar un test psicológico que me ofrezca un profesional  (psicólogo o psiquiatra) y que mida representativamente esta dimensión.

En mi opinión, en terapia o a nivel personal no hay que luchar o enfrentarse frontalmente con esta dimensión de la personalidad, si efectivamente descubro esta tendencia. La clave reside en trabajar:

– la aceptación de uno mismo

-los antecedentes de mi variaciones emocionales, para saber manejarlas, sabiendo que hay factores que me predisponen a estos cambios

-los desencadenantes de mis “crisis personales” (igual que lo anterior)

-el “caldo de cultivo” que hay en ese momento en mi vida y que me predispone a las variaciones

-saber aprovechar lo “bueno” que tiene el neuroticismo (actividad, ser inquieto y activo mentalmente, etc.)

-etc.

blausen_0614_limbicsystem

Enlace

Material para relajación

Os dejo una página que he encontrado con variados y numerosos ejercicios de relajación. Son 20 ejercicios distintos para poder lograr el autocontrol emocional. Los planteo también por si puede ayudar a mis pacientes actuales.  Recomiendo especialmente los Audios para ejercicios de relajación:

  • Relajación muscular completa
  • Relajación muscular rápida
  • Relajación por evocación
  • Relajación con autohipnosis

Espero que os ayude.

http://www2.ulpgc.es/index.php?pagina=gacademicayextensionuniversitaria&ver=ejerciciosderelajacion

Minientrada

El tanque de tiburones y el polígrafo

Imagina que estás sentado al borde de un tanque repleto de tiburones mientras te encuentras conectado al polígrafo más sensible del mundo. Tu tarea es la siguiente: tienes que evitar cualquier signo de ansiedad. Si la sientes, el asiento sobre el que estás sentado dejará que te caigas e irás a parar al tanque de los tiburones. ¿Qué crees que va a ocurrir? Es muy probable que acabes sintiendo ansiedad.

Esto es lo que ocurre durante un ataque de pánico. Primero experimentas una punzada de ansiedad; a continuación, empiezas a imaginar los horrores que te van a suceder; reaccionas ante tus pensamientos y, en cuestión de segundos, has caído al tanque de los tiburones.

**Libro recomendado: Hayes, S.C. (2011). Sal de tu mente, entra en tu vida. La nueva Terapia de Aceptación y Compromiso. Bilbao, España: Editorial Desclée de Browner.

shark-305004_640

Minientrada

El monstruo de la adrenalina

La ansiedad es un monstruo que vive y se alimenta de adrenalina. Cuando algo nos
avisa de que hay un peligro, como cuando comenzamos a bajar una escalera mucho
más empinada de lo esperado, realizamos una descarga automática de adrenalina y el
monstruo que estaba dormido se despierta y logra que de forma automática nos
agarremos a la barandilla y no nos caigamos. Luego, aunque ya no haya peligro de
caernos, el monstruo permanece con nosotros, porque mientras quede en nosotros
adrenalina el monstruo podrá alimentarse de ella para vivir. Cuando pasa el tiempo
sin que veamos un nuevo peligro, el cuerpo recupera su nivel normal de adrenalina y
el monstruo queda en estado de hibernación, porque no tiene suficiente alimento.
Cuando es el propio monstruo el que nos da miedo y lo queremos echar del cuerpo, y
luchamos para que desaparezca de inmediato, volvemos a hacer otra descarga de
adrenalina para poder realizar el esfuerzo de luchar contra él. El monstruo, encantado
porque tiene más alimento, crece y se hace más amenazador, nos dice que va a
comernos el cerebro, que nos va a dañar el corazón, y, cuando se siente fuerte, que
nos puede matar. Si aceptamos al monstruo en nuestro cuerpo y no hacemos nada
para que se vaya, no lucharemos y no generaremos adrenalina; por tanto dejaremos
de darle alimento y el monstruo volverá a su estado de hibernación. Para hacerlo
tenemos que atrevernos a correr el riesgo de que no se vaya, porque no estamos
haciendo nada para echarlo. Tendremos que acostumbrarnos a escucharle decir cosas
tan fuertes como: “¿Y si no me voy y te da un ataque al corazón o te vuelves loco,
o te sientes tan mal que vas a morirte?” y no tendremos que hacer nada de lo que
implícitamente dice: “¡Lucha!, ¡Huye!”, pese al miedo que sentimos.

**Terapia ACTfoot-538324_640

Cita

El Haz de Luz (técnica para el dolor)

Esta técnica puede ser útil tanto para el dolor físico como el emocional. También es un potenciador de la energía. Puede hacerse en cualquier sitio relativamente cómodo. Una vez que lo realices, date un poco de tiempo antes de hacer algo importante. Puedes memorizar el ejercicio o grabarlo en un audio para que sea más fácil seguirlo.

Si te sientes alterado, concéntrate en esas emociones/sensaciones desagradables en tu cuerpo. Pregúntate lo siguiente:

¿Si esa sensación/emoción tuviera forma, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera tamaño, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera color, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera temperatura, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera textura, cual sería?

¿Si esa sensación/emoción tuviera sonido, cual sería?

Nota la forma y sus otras características.

Después piensa cuál es tu color favorito o qué color asociarías al bienestar.

Imagina que una luz del color elegido entra por la parte superior de tu cabeza y se dirige a esa forma (sensación desagradable) dentro de tu cuerpo. Esa luz no se acaba, es continua, como un haz de luz. La luz se dirige hacia la forma, vibra dentro y alrededor de ella. Imagina, ¿qué le ocurre a la forma, a su tamaño o a su color?

Si ves que las sensaciones negativas cambian, continúa con la técnica hasta que estés cómodo. Si no cambian, puedes probar con otras técnicas de meditación, mindfulness o relajación y respiración de las que hemos visto en este blog.

https://rosaliamv.wordpress.com/category/relajacion-2/

https://rosaliamv.wordpress.com/category/mindfulness/

https://rosaliamv.wordpress.com/category/ansiedad/

**Libro recomendado: Supera tu pasado. Francine Shapiro.

800px-Rayo_de_Sol_en_el_Sitio_Astronómico

Controla tu estrés reconociendo tu cuerpo

Hoy os propongo dos ejercicios para el control del estrés pero teniendo en cuenta a ese gran olvidado que es a veces nuestro cuerpo y nuestras sensaciones físicas. A veces nos percibimos como nerviosos, alterados, ansiosos, pero no somos capaces de detectar las sensaciones físicas o corporales que ya nos estaban anunciando la respuesta de estrés: tensión muscular, dolor, taquicardia, frío, sudor, deambulación, movimiento continuo o rápido… Si conocemos nuestro cuerpo, sabemos cómo estamos empezando a reaccionar.

Primero, debemos tomar conciencia:

  1. En primer lugar, concentra tu atención en el mundo exterior, por ejemplo: “soy consciente de que están pasando coches, de que sopla el aire, de que el sofá es rojo, de que esa persona se mueve…”.
  2. Una vez hecho esto, dirige tu atención a tu cuerpo y a sus sensaciones físicas: “soy consciente de que tengo frío, calor, de que tengo hambre, sueño, de que tengo una tensión en la pierna, de que me pica un hombro, de que tengo un cosquilleo en el pie…”.
  3. Ahora pasa de un tipo a otro de consciencia: “soy consciente de que estoy sentado, de que huele a perfume, de que tengo la espalda dolorida, de que entra la luz por la ventana…”.
  4. Realiza estos ejercicios en cualquier rato libre para poder apreciar la diferencia entre el mundo externo y el mundo interno.

El otro ejercicio que podemos llevar a cabo es el siguiente:

  1. Cierra los ojos y explora tu cuerpo, empieza por los pies y ve subiendo.
  2. Pregúntate “¿dónde estoy más tenso?”. Descubre esa zona. Exagera un poco esa tensión para tomar consciencia de ella. Analiza los músculos que están tensos.
  3. Di cosas como “estoy contrayendo el cuello, estoy creando esta tensión yo mismo, estoy poniendo tenso mi organismo”. La tensión muscular es autoinducida.
  4. Piensa en alguna situación que puede ser la causa de esta tensión y en qué puede hacer para cambiarla.

Como veis son dos ejercicios relativamente sencillos y alcanzables para controlar la respuesta de estrés tomando consciencia de nuestras sensaciones físicas y el exterior. feet-538245_640

¿Qué diferencia existe entre Estrés Laboral y el Síndrome de “Quemarse por el Trabajo”?

stress-391662_640

Bastante se ha hablado en este blog acerca del Burnout y el Estrés Laboral, os dejo unos artículos (entre otros):

https://rosaliamv.wordpress.com/2014/08/03/de-nuevo-el-burnout-aspectos-que-nos-hacen-sospechar/

https://rosaliamv.wordpress.com/2014/05/18/que-es-el-burnout/

Sin embargo no son exactamente lo mismo, aunque son términos pueden asemejarse o asimilarse en la práctica.

No hay que confundir Burnout con el estrés laboral propiamente dicho. Parece que el Burnout es una respuesta al impacto acumulativo del estrés laboral mantenido de forma crónica. Para diferenciar uno de otro hay que evaluar una serie de indicadores, por ejemplo:

-Los síntomas que presenta

-El proceso de aparición de los síntomas

-Si hay algún otro problema asociado o no

-La frecuencia e intensidad de los síntomas

-Las fuentes u origen del estrés

Todo esto lo debería hacer un profesional del mundo médico o de la psicología.

No obstante, os ofrecemos unas breves pinceladas para separar estrés laboral (o asociado al trabajo) del Síndrome de Burnout.

Diferencias entre el estrés y el Burnout:

-En el estrés existe aún una sobreimplicación en los problemas laborales. En el Burnout se ha llegado a una falta de implicación completa.

-En el estrés existe una alta actividad emocional, por el contrario, en el Burnout se produce el llamado embotamiento emocional (parece no tener reacciones emocionales o no expresarlas).

-En el estrés hay síntomas fisiológicos que es donde primero se produce el daño; en el Burnout el daño ha pasado a ser de tipo emocional.

-El estrés mantenido en el tiempo produce agotamiento y falta de energía física. En el Burnout existe un tipo de agotamiento que afecta a la motivación y a la energía psíquica.

-En el estrés, si existe estado de ánimo depresivo, se puede entender como una reacción para poder preservar las energías físicas. La depresión en el Burnout es expresión de tristeza, una pérdida de ideales, de referencias…

-El estrés puede tener efectos positivos en exposiciones moderadas (el llamado “eustrés”, activación moderada que mejora el rendimiento, que está relacionado con las tareas que nos suponen un reto y no una amenaza). El Síndrome de Burnout sólo tiene efectos negativos.

¿Dónde te ves? ¿Conoces a alguien que sufra Síndrome de Burnout? ¿Ha solicitado ayuda?

**Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social e Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

 

El Autoboicot

hurdle-576058_640

 

En ocasiones las personas nos autoboicoteamos; parece que rizamos el rizo o que somos muy complejos pero, a veces, nos dan miedo cosas que, a la vez, deseamos o que nos gustarían tener, y ponemos en marcha un boicot contra nosotros mismos. El autoboicot es la acción o acciones referidas a ponerse obstáculos a sí mismo que nos impiden cambiar algo a mejor, prosperar, conseguir algo. Está basado en el temor o en el miedo al cambio hacia mejor, a lo desconocido (para bien), a salir de nuestra zona de confort, a la toma de decisiones.

He conocido personas que se boicotean en el plano del ocio. Piensan algo parecido a “me encantaría salir hoy sábado a tomar algo pero me lo prohíbo a mi mismo porque mañana tengo que hacer muchas cosas”. En este sentido hay que diferenciarlo de una actitud de responsabilidad (acostarme a las 5 de la mañana si me tengo que levantar a las 7 para ir a trabajar). En el pensamiento que indico la persona no se deja llevar por su apetencia, por su emoción, la boicotea.

Pero hay otros autoboicot un poco más complejos. Imaginémonos una situación de entrevista de trabajo en la que, intencionadamente o semiconscientemente, ofrecemos un mal rendimiento de nosotros mismos porque en el fondo pensamos “este trabajo es demasiado para mí”, “no voy a ser capaz de realizarlo”, “no quiero dedicarle tiempo al trabajo”, etc. Otro ejemplo sería esa misma  actuación en la entrevista con un jefe que nos quiere promocionar, ascender, etc., o los casos en los que una persona se está formando continuamente, y casi compulsivamente, pero nunca busca un trabajo en el que aplicar esos conocimientos porque tiene miedo a enfrentarlo.  En estos casos, la persona se boicotea por miedo al éxito, a prosperar, a que el trabajo le requiera mucho esfuerzo o porque piense que no es capaz de llevarlo a cabo.

¿Qué habilidades y aspectos personales se deben trabajar para mantener a raya el autoboicot?

-La necesidad de controlarlo todo, de situarnos sólo donde nos sentimos cómodos, el miedo a salir de nuestra zona de confort son puntos importantes a trabajar.

-El perfeccionismo, característica que suele causar a estas personas mucho dolor, ya que nunca sus actuaciones o su trabajo son del todo perfectas.

-La baja autoestima y, relacionada con ella, los pensamientos negativos de poca autovalía, la desmotivación personal (“para qué voy a hacerlo si no valgo para ello”). Esto a veces se traduce también en pensamientos del tipo: “no voy a ser capaz”, el conocido “no valgo para estudiar, para qué me voy a esforzar” (a veces repetido por nuestro entorno), “necesito seguir formándome, ya que no estoy del todo preparado” (cuando es obvio que ya está formado). Esto último tiene que ver con el perfeccionismo.

-La rigidez mental, ya que es necesario trabajar la flexibilidad en la toma de decisiones, evitar estereotipos, anticipaciones sobre futuras situaciones, etc.

-La comparación constante con los demás. Esa comparación es inevitable pero no debe ser recurrente, ni el plano laboral, ni afectivo, ni de ocio.

Existen muchos tipos de autoboicot pero uno muy interesante y que, a veces, se ve en la consulta es el afectivo o sentimental. Son personas que desean tener una pareja o buscarla, o bien envidian o se comparan con amigos o compañeros que sí la tienen, pero se ponen trabas personales que les impiden conseguirla. También hay personas que creen que el hecho de no tener pareja no es normal o les avergüenza porque creen que socialmente deberían de tenerla.

Para poder encontrar una pareja hay que tener tiempo para buscarla y ganas de realizar actividades con ese fin, además de arriesgarse al hecho de conocer gente nueva (salir de lo conocido y cómodo).

¿Por qué y cómo sucede?

-Pueden ser adictos al trabajo o tienen excesiva dependencia al mismo.  Por ejemplo, ponen de excusa el trabajo para no salir, o se embarcan en más actividades laborales, o evitan las relaciones sociales o con compañeros de trabajo, o no paran a comer, o realizan más tareas formativas, o su jornada laboral se alarga más de lo debido. Por ello, tienden a reducir su círculo social.

-Suelen tener algunos prejuicios que les lleva al autoboicot, a no buscar. Algunos de los que yo he visto son: parecerle mal a la persona el ligue, el arreglarse o las fiestas, tener muchos prejuicios acerca del sexo opuesto, pensar negativamente de las páginas para buscar pareja en Internet, aborrecer las relaciones entre compañeros de trabajo, pensar que las relaciones son negativas (te atan, te hacen ser dependiente, te anulan, te hacen perder tu independencia), pensar que quien sale es un desesperado, pensar que a cierta edad es imposible encontrar pareja, pensar que todos/as los hombres o mujeres son iguales, etc.

-También se da el caso de que la persona posee un ideal que no existe, la figura del “príncipe azul”, o una relación romántica en la que solo suceden cosas positivas. Como sabemos esto no existe. O personas que están limitadas por lo que dirán de ellas otra u otras si entablan una relación.

¿Qué cambiar?

-Primero, trabajar ese discurso interior negativo, los juicios acerca de uno mismo, los prejuicios acerca de los demás y cambiarlo por otro más realista y relativo (no absoluto).

-Se puede trabajar, con la ayuda de un profesional si es posible, ese miedo a los cambios, junto el diseño de planes de acción para lograr determinadas metas. Se trata de superar el temor, por un lado, y ponerse en marcha actuando, por otro.

-Vivir el aquí y ahora, el presente; no anticipar el futuro constantemente ni anclarse en el pasado.

-Evitar el aislamiento de los demás.

-Trabajar la autoestima e inseguridad.

-Tomarse la vida con más humor, con más soltura y naturalidad.

Y recordar los versos de Machado:

“…caminante, no hay camino:

se hace camino al andar”.

¿Qué son las alteraciones del ánimo durante el postparto?

 

En este post voy a intentar describir brevemente los trastornos del estado de ánimo que se producen durante el postparto.

Normalmente los autores han dividido estos problemas afectivos en tres categorías:

  • Baby blues: la prevalencia es bastante alta (50-70%). Aparece una sintomatología caracterizada por llanto, ansiedad, ánimo depresivo, fatiga, hipocondría, irritabilidad, culpabilidad, antipatía por sí misma, sentimientos negativos hacia la pareja y el hijo. Aparece en los 10 primeros días.
  • Depresión postparto: con una prevalencia del 10-20%, aparece en el postparto sin tener un momento definido (desde 4 semanas hasta 6 meses después). Se caracteriza por labilidad emocional, desaliento, llanto, anorexia, desinterés, apatía, indecisión, complicaciones somáticas, fatiga, irritabilidad, falta de concentración, inapetencia sexual y desánimo.
  • Psicosis de postparto: tiene una prevalencia baja (0,01-0,02%) y es la de mayor gravedad. Aparece unos 15 días después del postparto. Los síntomas son: insomnio, agitación, irritabilidad, confusión, alternancia depresión-euforia, irracionalidad, incoherencia, delirio y alucinaciones.

Ahora vamos a centrarnos en las causas de la depresión postparto, ya que aúna a la vez gravedad y frecuencia. La psicosis es grave pero muy poco frecuente y “baby blues” es bastante frecuente pero de poca gravedad.

La depresión postparto puede tener un origen multicausal:

  • Hay estudios que dicen que la mujer que padece depresión en el postparto es más neurótica y menos extrovertida que la no deprimida (Pitt, 1968, citado en O’Hara et al., 1987; Watson et al., 1984). De esto extraemos que, evidentemente, la personalidad de la mujer influye en la aparición y desarrollo del trastorno (como pasa muchas veces).
  • Otros indican que la presencia de alta ansiedad durante el embarazo puede ser predictivo de depresión en el postparto (Playfair y Gowers, 1981; Watson, 1984; Dalton, 1971; Sheffield, 1976; Hayworth et al., 1980, citados en O’Hara et al., 1987).
  • Al ser el embarazo y el postparto unas etapas vitales que implican muchos cambios y adaptaciones, son un momento propicio para que la mujer predispuesta sufra una depresión.
  • Parece que el riesgo de padecer una depresión después del nacimiento del hijo aumenta en aquellas mujeres que han sufrido trastornos de la afectividad y existen antecedentes de estos mismos trastornos en su familia (O’Hara et al., 1983): influye la historia psicológica.
  • O’Hara et al. (1983) encontraron en sus estudios que una elevada presencia de acontecimientos vitales desde el inicio del embarazo hasta cerca de 11 semanas después del parto estaban asociados con altos niveles de sintomatología depresiva. Es decir, normalmente se da algún acontecimiento negativo que precipita la depresión. Por ejemplo, complicaciones neonatales, enfermedad de la madre o el hijo, etc.
  • O’Hara et al. (1983) también señala la importancia del apoyo social. Esta variable puede actuar como protectora del trastorno psicológico, mientras que los eventos vitales estresantes pueden actuar como facilitadores del mismo. Señalamos posibles estresores: el propio embarazo, el nacimiento del bebé, la ocurrencia de eventos indeseables, el parto, las complicaciones médicas, etc. Estos mismos autores indican que una disminución del soporte social junto con una alta frecuencia de eventos vitales estresantes pueden desencadenar un trastorno psicológico.
  • Hay además un aspecto biológico ligado al sistema hormonal durante el embarazo, que también incide en cambios psicológicos en la mujer.

¿Qué conclusiones sacamos?

Es evidente la mayor vulnerabilidad en estas épocas (embarazo, postparto, crianza) por todas las dificultades que implican, los cambios, la readaptación de nuestra vida… Los posibles conflictos internos que tenga la mujer pueden ser acentuados o sobresalir con el embarazo o postparto. No obstante, la personalidad de la mujer y su forma de elaborar los cambios tiene que ver también con la aparición del trastorno o con la mayor predisposición a sufrirlo (rigidez mental, estado de ánimo negativo, pensamientos negativos, por mencionar algunos). Además de lo anterior, la aparición del trastorno también está relacionada con acontecimientos vitales negativos, cuyos ejemplos hemos señalado anteriormente. Muchas veces es necesaria la aparición de experiencias negativas durante el embarazo y el postparto.

En definitiva, al valorar una depresión durante el embarazo o el postparto hay que tener en cuenta factores de tipo biológico, psicológico y social que adquieren un especial sentido en ese momento para valorar la normalidad o patología de la situación. Si valoramos subjetivamente la anormalidad de la situación, que ésta se está alargando innecesariamente, que los síntomas son muy intensos o que lo estamos pasando mal, podemos consultar con un psicólogo que nos ayude a salir del bache.

pregnancy-466129_640

 

 

Ideas irracionales

En este post os dejo un listado de ideas irracionales elaborado por uno de los padres de la Terapia Cognitiva, Albert Ellis. Son ideas, que a pesar de estar muy instauradas en nuestra sociedad y en nosotros mismos, son erróneas, irracionales, irreales y nos hacen daño. Evidentemente, pueden no aparecer ante nosotros de manera literal pero sí en algunas de sus variantes. Pueden predisponernos a un estado de ánimo negativo o depresivo. Para poder combatirlas, el primer paso es detectar que estamos pensando en esos términos o parecidos y someterlas a tela de juicio, ponerlas en duda (no son ciertas). En esto puede guiarnos un experto. Sin más dilación os dejo el listado, con algún subrayado y apunte mío para entenderlo mejor:

  1. PARA UN ADULTO ES ABSOLUTAMENTE NECESARIO TENER EL CARIÑO Y LA APROBACIÓN DE SUS SEMEJANTES, FAMILIA Y AMIGOS.

2.  DEBE SER INDEFECTIBLEMENTE COMPETENTE Y CASI PERFECTO EN TODO         LO QUE EMPRENDE. (Todo perfecto es un ideal, algo a lo que nunca llegará).

  1. CIERTAS PERSONAS SON MALAS, VILES Y PERVERSAS Y DEBERÍAN SER CASTIGADAS. (Ver a personas como el mal personificado, que a cada uno debe tener lo que merece).
  1. ES HORRIBLE CUANDO LAS COSA NO VAN COMO UNO QUISIERA QUE FUERAN.
  1. LOS ACONTECIMIENTOS EXTERNOS SON LA CAUSA DE LA MAYORÍA DE LAS DESGRACIAS DE LA HUMANIDAD; LA GENTE SIMPLEMENTE REACCIONA SEGÚN CÓMO LOS ACONTECIMIENTOS INCIDEN SOBRE SUS EMOCIONES.
  1. SE DEBE SENTIR MIEDO O ANSIEDAD ANTE CUALQUIER COSA DESCONOCIDA, INCIERTA O POTENCIALMENTE PELIGROSA. (En ese caso, nunca nos arriesgaríamos ni tomaríamos decisiones).
  1. ES MÁS FÁCIL EVITAR LOS PROBLEMAS Y RESPONSABILIDADES QUE HACERLES FRENTE. (Igual que el anterior).
  1. SE NECESITA CONTAR CON ALGO MÁS GRANDE Y MÁS FUERTE QUE UNO MISMO.
  1. EL PASADO TIENE GRAN INFLUENCIA EN LA DETERMINACIÓN DEL PRESENTE.
  1. LA FELICIDAD AUMENTA CON LA INACTIVIDAD, LA PASIVIDAD Y EL OCIO INDEFINIDO. (No suele ser así, la inactividad suele generar tristeza cuando es continuada en el tiempo).
  1. ESTOY DESAMPARADO Y NO TENGO CONTROL SOBRE MIS SENTIMIENTOS/ EMOCIONES. (Es difícil llegar al punto de perder totalmente el control).
  1. LAS PERSONAS SOMOS FRÁGILES Y NUNCA DEBERÍAMOS SUFRIR DAÑO ALGUNO.
  1. LAS BUENAS RELACIONES ESTÁN BASADAS EN EL SACRIFICIO MUTUO Y EN LA IDEA DE DAR.
  1. SI NO TE ESFUERZAS MUCHO POR AGRADAR A LOS DEMÁS, ESTOS TE ABANDONARÁN Y TE RECHAZARÁN. (Necesidad de agradar siempre a los demás).
  1. CUANDO LA GENTE DESAPRUEBA LO QUE HACES SIGNIFICA INVARIABLEMENTE QUE ESTÁS EQUIVOCADO O QUE NO ERES BUENO. (Igual que el anterior).
  1. LA FELICIDAD, EL BIENESTAR Y LA SATISFACCIÓN SOLO PUEDEN ALCANZARSE EN COMPAÑÍA DE LOS DEMÁS Y ESTAR SOLO ES ALGO HORRIBLE.
  1. EL AMOR ES PERFECTO Y LA RELACIÓN IDEAL EXISTE REALMENTE. (Como sabemos, esto no es cierto).
  1. NO TENDRÍAMOS QUE SENTIR DOLOR, TENEMOS DERECHO A UNA BUENA VIDA. (El dolor es parte de la vida)
  1. MI VALOR COMO PERSONA DEPENDE DE CUANTO CONSIGA Y REALICE.
  1. EL ENFADO ES AUTOMÁTICAMENTE MALO Y DESTRUCTIVO. (¿Lo es siempre?)
  1. ESTÁ MAL O ES UN ERROR SER EGOÍSTA.

¿Te ves reflejado en alguna de ellas? ¿Son parecidas o cambia un poco el contenido?

mind-544404_640

Cita

Pequeña historia sobre el miedo: abriendo puertas

door-526533_640

 

«En una tierra en cruda guerra, había un Rey que causaba espanto… Siempre que capturaba prisioneros, no los mataba, los llevaba a una gran sala, oscura y de fuertes muros de piedra, en la que había un grupo de arqueros de su ejército. Sobre uno de los lados de esa terrorífica sala de la muerte, estaban reunidos los arqueros, y sobre la otra pared, había, cerrada con una tranca, una puerta de pesadas y atormentadoras hojas. Sobre la misma se veían figuras de calaveras cubiertas de sangre, junto a otras aterradoras imágenes. En esta sala el Rey les ordenaba a los prisioneros formar un círculo, y dirigiéndoles la palabra les decía: ustedes podrán elegir entre morir en forma rápida y segura, flechados por mis arqueros, o pasar por aquella pesada puerta, la que por mí mismo será trancada, una vez que hayan pasado. Todos escogían ser muertos en forma rápida, por los arqueros del Rey.

Al finalizar la guerra, un soldado que por mucho tiempo había servido al Rey, dirigiéndose a su soberano, le dijo: “señor, ¿le puedo hacer una pregunta? ¿Qué cosa hay detrás de tan asustadora y temida puerta?”. “ Vaya y vea por usted mismo” le respondió el Rey. El valiente soldado, entonces, abre temerosamente la puerta y, a medida que lo hace, los rayos del sol van entrando y aclarando el ambiente y finalmente descubre, absolutamente incrédulo y sorprendido que la terrorífica puerta se abría sobre un camino que conducía a la LIBERTAD.

El soldado, sin poder salir de su asombro, apenas puede escuchar la voz de su Rey que le dice: “yo les daba a ellos la alternativa de elegir que escogieran qué hacer con respecto a sus vidas. ¡Pero ellos preferían morir antes de arriesgarse a abrir esa pesada puerta!”

¿Cuántas puertas dejamos de abrir por el miedo a arriesgar? ¿Cuántas veces perdemos la libertad y morimos por dentro, por sentirnos con miedo a abrir la puerta de nuestros sueños? ¡Ten siempre la decisión y el coraje de abrir sin miedo tus nuevas puertas!

Libro recomendado: Educar las emociones.

Relajación infantil

¿Cómo conseguimos aplicar una técnica de relajación en un niño de menos de 12 años? ¿Cómo intervenimos en los casos en que un menor muestra una ansiedad manifiesta: signos fóbicos a objetos o a situaciones concretas, timidez extrema, bloqueo en las relaciones sociales, miedo al colegio, a los exámenes, angustia, síntomas psicosomáticos de ansiedad (vomitar, dolores de estómago, dolor de cabeza) etc.? La técnica que señalamos aquí está indicada para síntomas de ansiedad o de impulsividad recurrente, no para la inquietud normal y exploratoria de un niño. En los adultos se aplican técnicas de relajación dentro de la consulta del psicólogo de muchos tipos: la respiración, la muscular, mindfulness, visualización, autógena… La que mostramos en este caso para niños es predominantemente muscular. Es conveniente aplicarla, en un primer momento, con la ayuda de un experto, aunque en síntomas de leve ansiedad puede ser aplicada en casa con normalidad. Unos apuntes: leed estos párrafos al niño de manera más bien lenta para que pueda ir llevando a cabo los ejercicios con tranquilidad. Debe realizarlos respirando de una manera pausada y profunda y permanecer con los ojos cerrados. Una buena postura es en un sillón recostado o tumbado. Por último, se debe emplear en momentos relativamente tranquilos (media tarde, media mañana, por ejemplo), no aplicar justo después de comer o justo antes de dormir, o en picos de ansiedad muy alta. El ambiente debe ser tranquilo, agradable y silencioso, con una luz suave. Una vez cumplidos estos requisitos, si es posible, empezamos a leer al niño lo siguiente:

****

MANOS Y BRAZOS

Imagina que tienes un limón en tu mano izquierda. Ahora trata de exprimirlo, trata de exprimirle todo el jugo. Siente la tensión en tu mano y brazo mientras lo estás exprimiendo. Ahora déjalo caer. Fíjate cómo están ahora tus músculos cuando están relajados. Coge ahora otro limón y trata de exprimirlo. Exprímelo más fuerte de lo que lo hiciste con el primero; muy bien. Ahora tira el limón y relájate. Fíjate qué bien se sienten tu mano y tu brazo cuando están relajados. Una vez más, toma el limón en tu mano izquierda y exprime todo el zumo, no dejes ni una sola gota, exprímelo fuerte. Ahora relájate y deja caer el limón. (Repetir el mismo procedimiento con la mano y el brazo derechos).

BRAZOS Y HOMBROS

Ahora vamos a imaginarnos que eres un gato muy perezoso y quieres estirarte. Estira (extiende) tus brazos frente a ti, levántalos ahora sobre tu cabeza y llévalos hacia atrás. Fíjate en el tirón que sientes en tus hombros. Ahora deja caer tus brazos a tu lado. Muy bien. Vamos a estirar otra vez. Estira los brazos frente a ti, levántalos sobre tu cabeza y tira de ellos hacia atrás, fuerte. Ahora déjalos caer. Muy bien. Fíjate como tus hombros se sienten ahora más relajados. Ahora una vez más, vamos a intentar estirar los brazos, intentar tocar el techo esta vez. De acuerdo. Estira los brazos enfrente a ti, levántalos sobre tu cabeza y tira de ellos hacia atrás, fíjate en la tensión que sientes en tus brazos y hombros. Un último estirón ahora muy fuerte. Deja caer los brazos, fíjate qué bien te sientes cuando estás relajado.

HOMBROS Y CUELLO

Ahora imagina que eres una tortuga. Imagínate que estás sentado encima de una roca en un apacible y tranquilo estanque relajándote al calor del sol, te sientes tranquilo y seguro allí. ¡Oh! de repente sientes una sensación de peligro. ¡Vamos! Mete la cabeza en tu concha. Trata de llevar tus hombros hacia tus orejas, intentando poner tu cabeza metida entre tus hombros, mantente así, no es fácil ser una tortuga metida en su caparazón. Ahora el peligro ya pasó, puedes salir de tu caparazón y volver a relajarte a la luz del cálido sol, relájate y siente el calor del sol. ¡Cuidado! Más peligro, rápido mete la cabeza en tu casa, tienes que tener la cabeza totalmente metida para poder protegerte; ya puedes relajarte, saca la cabeza y deja que tus hombros se relajen. Fíjate que te sientes mucho mejor cuando estás relajado que cuando estás tenso. Una vez más. ¡Peligro! esconde tu cabeza, lleva los hombros hacia tus orejas, no dejes que ni un solo pelo de tu cabeza quede fuera de tu concha. Mantente dentro, siente la tensión en tu cuello y hombros. De acuerdo, puedes salir de tu concha, ya no hay peligro. Relájate, ya no va a haber más peligro, no tienes nada de qué preocuparte, te sientes seguro, te sientes bien.

MANDÍBULA

Imagínate que tienes un enorme chicle en tu boca, es muy difícil de masticar, está muy duro. Intenta morderlo, deja que los músculos de tu cuello te ayuden. Ahora relájate, deja tu mandíbula floja, relajada, fíjate qué bien te sientes cuando dejas tu mandíbula caer. Muy bien, vamos a masticar ahora otro chicle, mastícalo fuerte, intenta apretarlo, que se meta entre tus dientes. Muy bien, lo estás consiguiendo. Ahora relájate, deja caer la mandíbula, es mucho mejor estar así, que estar luchando con ese chicle. Una vez más vamos a intentar morderlo. Muérdelo lo más fuerte que puedas, más fuerte, muy bien, estás trabajando muy bien. Bien, ahora relájate. Intenta relajar tu cuerpo entero, intenta quedarte como flojo, lo más flojo que puedas.

CARA Y NARIZ

Bueno, ahora viene volando una de esas molestas moscas, o preciosa mariposa y se ha posado en tu nariz, trata de espantarla pero sin usar tus manos. Intenta hacerlo arrugando tu nariz. Trata de hacer tantas arrugas con tu nariz como puedas. Deja tu nariz arrugada, fuerte. ¡Bien! has conseguido alejarla, ahora puedes relajar tu nariz, ¡oh! por ahí vuelve esa pesada mosca, arruga tu nariz fuerte, lo más fuerte que puedas. O.K. se ha ido nuevamente. Ahora puedes relajar tu cara. Fíjate que cuando arrugas tan fuerte tu nariz, tus mejillas, tu boca, tu frente y hasta tus ojos te ayudan y se ponen tensos también. ¡Oh! otra vez regresa esa vieja mosca, pero esta vez se ha posado en tu frente. Haz arrugas con tu frente, intenta cazar la mosca con tus arrugas, fuerte. Muy bien, ya se ha ido para siempre, puedes relajarte, intenta dejar tu cara tranquila, sin arrugas. Siente cómo tu cara está ahora más tranquila y relajada.

PECHO Y PULMONES

Vas a respirar hinchándote y deshinchándote como un globo. Vas a coger el aire por la nariz intentando llenar todos tus pulmones de aire… Aguanta la respiración contando tres segundos y siente la presión en todo tu pecho… Luego sueltas el aire por la boca despacito, poco a poco, y cierras los ojos y comprueba como todo, todo tu cuerpo se va desinflando como un globo y como todo tu cuerpo se va hundiendo y aplastando contra el sofá o la cama donde estás tumbado…Con el aire suelta toda las cosas malas, todas las cosas que no te gustan, todas las cosas que te preocupan… ¡Fuera! … ¡Échalas! Quédate respirando normal y notando esa sensación tan buena de tranquilidad, de dejadez de paz… Respirando como tú respiras normalmente y notando cómo el aire entra y sale sin dificultad… ¡Vamos a respirar de nuevo profundamente! Coge el aire por tu nariz…Hincha el globo todo lo que puedas y cuenta hasta tres aguantando el aire….uno , dos y tres… Y suelta por la boca, despacio, cerrando los ojos y convirtiéndote en un globo que se va deshinchando, deshinchando, hundiéndose, hundiéndose… Aplastándose y quedándose tranquilo…

ESTOMAGO

Imagina que estás tumbado sobre la hierba. ¡Vaya! Mira, por ahí viene un elefante, pero él no está mirando por donde pisa, no te ha visto, va a poner un pie sobre tu estómago, ¡no te muevas! no tienes tiempo de escapar. Trata de tensar el estómago poniéndolo duro, realmente duro, aguanta así, espera, parece como si el elefante se fuera a ir en otra dirección. Relájate, deja el estómago blandito y relajado lo más que puedas. Así te sientes mucho mejor. ¡Oh! Por ahí vuelve otra vez. ¿Estás preparado? Tensa el estómago fuerte, si él te pisa y tienes el estómago duro no te hará daño. Pon tu estómago duro como una roca. O.K., parece que nuevamente se va. Puedes relajarte. Siente la diferencia que existe cuando tensas el estómago y cuando lo dejas relajado. Así es como quiero que te sientas, tranquilo y relajado. No podrás creerlo pero ahí vuelve el elefante y esta vez parece que no va a cambiar de camino, viene derecho hacia ti. Tensa el estómago. Ténsalo fuerte, lo tienes casi encima de ti, pon duro el estómago, está poniendo una pata encima de ti, tensa fuerte. Ahora ya parece que se va, por fin se aleja. Puedes relajarte completamente, estar seguro, todo está bien, te sientes seguro, tranquilo y relajado.

Esta vez vas a imaginarte que quieres pasar a través de una estrecha valla en cuyos bordes hay unas estacas. Tienes que intentar pasar y para ello te vas a hacer delgado, metiendo tu estómago hacia dentro, intentando que tu estómago toque tu columna. Trata de meter el estómago todo lo más que puedas, tienes que atravesar esa valla. Ahora relájate y siente cómo tu estómago está ahora flojo. Muy bien, vamos a intentar nuevamente pasar a través de esa valla. Mete el estómago, intenta que toque tu columna, déjalo realmente metido, muy metido, tan metido como puedas, aguanta así, tienes que pasar esa valla. Muy bien, has conseguido pasar a través de esa estrecha valla sin pincharte con sus estacas. Relájate ahora, deja que tu estómago vuelva a su posición normal. Así te sientes mejor. Lo has hecho muy bien.

PIERNAS Y PIES

Ahora imagínate que estás parado, descalzo y tus pies están dentro de un pantano lleno de barro espeso. Intenta meter los dedos del pie dentro del barro. Probablemente necesitarás tus piernas para ayudarte a empujar. Empuja hacia dentro, siente como el lodo se mete entre tus pies. Ahora salte fuera y relaja tus pies. Deja que tus pies se queden como flojos y fíjate cómo estás así. Te sientes bien cuando estás relajado. Volvemos dentro del espeso pantano. Mete los pies dentro, lo más dentro que puedas. Deja que los músculos de tus piernas te ayuden a empujar tus pies. Empuja fuerte, el barro cada vez está más duro. O.K. sal de nuevo y relaja tus piernas y tus pies. Te sientes mejor cuando estás relajado. No tenses nada. Te sientes totalmente relajado.

IMAGEN POSITIVA

Ahora que has terminado todos los ejercicios vas a fijarte en lo que notas en tu cuerpo…cuando estamos relajados notamos diferentes sensaciones, pesadez, calor, cansancio, sueño, que nuestro cuerpo pesa y no nos podemos mover, o tal vez todo lo contrario que nuestro cuerpo no pesa y parece como que flotamos, podemos notar cosquillas y hormigueo en los dedos de las manos … Busca tus sensaciones de relajación… Fíjate en ellas y disfrútalas… Tu mente y tu pensamiento se puede quedar con ellas…Y repetir lo que notas… calor… calor… flotar… flotar…

Vas a elegir una imagen para ti… TU IMAGEN POSITIVA: un lugar, un sitio, real o imaginario, que hayas estado o no, un sitio que sólo por estar allí ya estarías tranquilo y relajado…y te lo vas a imaginar lo mejor posible… lo que ves, lo que oyes, lo que notas en tu cuerpo, hasta puedes imaginarte lo que hueles… Y cómo estás allí tumbado… En la hierba, en la arena, flotando en el mar, flotando en una nube blanca de algodón, volando como una ave… tu imagen.

Y mantente en ella mientras que estas relajado…

¡Has terminado! No te levantes de golpe, estírate, abre los ojos, bosteza, sonríe… Y ya te puedes levantar…

Al igual que todos los días comes y duermes, y te lavas las manos y juegas… puedes practicar la relajación solo son diez minutos y si lo haces descubrirás su secreto.

****

– Preguntar: ¿Te sientes más relajado ahora que antes de empezar?

– Lo ideal es aplicar todos los días durante unos 10 minutos, si no es posible al menos 3 veces por semana.

800px-Soapbubbles-SteveEF

 

 

Consejos para el cuidador de una persona dependiente

En ocasiones viene a consulta una persona que se ocupa de cuidar a un familiar enfermo o dependiente. Muchos de ellos  suelen presentar un estado de ánimo depresivo y problema ansioso. Otras veces el familiar ha fallecido y presentan problemáticas respecto al duelo (ver Reglas del Duelo en una entrada anterior) o no saben deshacerse de su rol de cuidador, lo cual es sumamente importante para continuar con su vida.

¿En líneas generales, qué puede mejorar un cuidador durante la atención de su familiar?

-Al principio, es necesario dejar un tiempo para asumir el rol de cuidador y aceptar el nuevo ritmo de vida.

-Reconocer que, como todo el mundo, tiene momentos de flaqueza y no pasa nada por ello.

-Tratar de ser realistas, pero no pesimistas. Prestar atención a los pensamientos negativos.

-Atender a las señales de cansancio, fatiga y de hambre. Descansar si es necesario; desconectar; alimentarse correctamente. No podemos cuidar de alguien si no cuidamos de nosotros mismos.

-Realizar actividades personales placenteras. Realizar una lista de acciones que queremos poner en marcha y hacerlas. Disfrutar también de los pequeños placeres de la vida.

-Pedir ayuda y trabajar la asertividad. Aprender a decir que NO.

-Intentar mantener una buena comunicación con el enfermo y con los implicados (médicos, enfermeros, etc.). Trabajar habilidades como la escucha activa y la concentración en la tarea de cuidado que estamos realizando.

-Recabar información sobre la enfermedad, aumentar el conocimiento sobre lo que le sucede a su familiar. Ello nos ayudará a planificar rutinas con la persona enferma.

-Aplicar las reglas del duelo en el caso de que la persona fallezca; para ello, podemos basarnos en algunas entradas sobre duelo de nuestro blog:

https://rosaliamv.wordpress.com/2014/08/27/reglas-del-duelo/

https://rosaliamv.wordpress.com/2014/05/06/el-tiempo-lo-cura-todo/

-Asumir un nuevo rol, tratando de retomar la vida anterior, en el caso de que el familiar se recupere.

Algo muy interesante es saber qué sentimientos y emociones tiene el cuidador y cómo trabajarlos él mismo y desde la Salud Mental.

Un cuidador puede tener CULPA, derivada de una alta autoexigencia en relación al cuidado: “puedo hacer más, no hago todo lo que debería”. “No voy los suficientes días”…

La autora del libro recomendado aconseja dejar pasar esos pensamientos como si fueran nubarrones en el cielo, algo que llega, se queda unos momentos en nuestra cabeza y después se va. La clave es dejar que pasen, no sujetarlos ni mantenerlos en la mente, no luchar contra ellos. TERMINARÁN PASANDO. Por otro lado, es importarte ser comprensivo e indulgente con uno mismo, en esos momentos de flaqueza.

También podemos tener IRA, enfado, que es normal en algunas ocasiones. Además de no alimentarlo con más pensamientos negativos, un buen antídoto es realizar ejercicio físico frecuentemente y practicar o aprender técnicas de relajación (ver entrada:https://rosaliamv.wordpress.com/2014/09/15/una-pista-para-poder-relajarme/).

Durante el cuidado de un enfermo, puede ser habitual la aparición del sentimiento de SOLEDAD. Aplicar de nuevo la comprensión hacia uno mismo es importante (“no tengo más remedio que tomar esta decisión”) y podemos comunicarnos con el enfermo a través del tacto o de las caricias (como haríamos como un niño).

Es de aplicación, en el caso de la soledad, saber pedir ayuda a otras personas, sin esperar que los otros se den cuenta por sí mismos (eso, a veces, no sucede), siempre asertiva y amablemente; saber delegar y, muy importante, agradecer y felicitar cuando se es ayudado (lo que viene siendo un refuerzo positivo que ayudará a que la ayuda se mantenga en el tiempo).Ver entrada sobre comunicación: https://rosaliamv.wordpress.com/2014/04/28/comunicando/

Por último, es normal que en los cuidadores aparezcan MIEDOS de diversa índole. El miedo es una evaluación de una amenaza en relación a los recursos que creemos tener. Es importante, cuidarse, tratarse bien, centrarse en el presente y no anticipar lo que pueda ocurrir. De nuevo, es recomendable el ejercicio físico que estimula las hormonas del placer (endorfinas y catecolaminas) y neutraliza las del miedo/estrés, e informarse sobre aquello que nos atemoriza: médicos, enfermedad, procedimientos sanitarios, la enfermedad, etc. Ver entrada: https://rosaliamv.wordpress.com/2014/09/03/que-hago-con-mi-ansiedad/

***Libro recomendado: Cuidar al que cuida. Claves para
el bienestar del que cuida a un ser querido.  Margarita Rojas. Ed. Aguilar.

woman-65675_640