Cambio de dirección

Como muchos de vosotros sabéis, he cambiado de dirección, aunque sigo en Alcobendas.

La dirección actual es Marqués de la Valdavia, 42, 2º3ª, estoy en un lugar más céntrico del que estaba anteriormente.

Espero retomar el blog y poder ir añadiendo pronto alguna entrada, ya que actualmente estoy realizando un curso bastante largo (terapia familiar sistémica) que me hace dedicarle mucho tiempo (además del laboral), todo para poder prestar una mejor atención a mis pacientes.

¡Os mando un saludo!

Localización:

https://goo.gl/maps/wTvQBNx657p

 

 

 

Anuncios

Evidencia científica de mindfulness en niños y en adolescentes – Conferencia del Dr. Javier García Campayo

DR. JAVIER GARCÍA CAMPAYO

Hoy os ofrecemos el vídeo de la conferencia megistral del Dr. Javier García Campayo en el “I Congreso de Mindfulness en la Educación”. El título de la ponencia es “Evidencia científica de mindfulness en niños y en adolescentes”. Este congreso se celebró en Zaragoza el 3 y 4 de noviembre de 2017. Esperamos que os resulte de interés.

En nuestro canal de Youtube también podéis ver la conferencia inaugural en este congreso, a cargo de Miguel Ángel Santed, Decano de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional a Distancia (UNED). El título de la ponencia es“El papel de mindfulness en la educación universitaria”(clic en el título para verla).

En las próximas semanas iremos subiendo a nuestro canal de Youtube más conferencias de este congreso para que podáis verlas quienes no pudísteis asistir. Si queréis recibir un aviso cada vez que subimos nuevos vídeos, podeís suscribiros…

Ver la entrada original 11 palabras más

Artículo de investigación sobre la influencia de la práctica de mindfulness en los procesos de olvido – DESCARGA GRATUITA

DR. JAVIER GARCÍA CAMPAYO

Cuando hablamos del olvido, siempre tenemos la sensación de que este proceso supone algo negativo, sin embargo, se trata de un proceso adaptativo de gran valor que permite que no se sobrecargue nuestra memoria con una ingente cantidad de información inútil o irrelevante. Por otro lado, sabemos que los momentos con una carga emocional significativa son más difíciles de olvidar que los eventos neutros. Partiendo de esta premisa, hemos realizado un estudio en el que se ha evaluado si la realización de una práctica de mindfulness, como es la atención a la respiración, dentro del paradigma experimental ítem-método olvido dirigido, favorece el olvido de unos determinados ítems a favor del recuerdo de otros.

Compartimos hoy con vosotros este estudio mediante el artículo de investigación que hemos publicado en Frontiers in Psychology hace unos días. Su título es “Suppress to Forget: The Effect of Mindfulness-Based Strategy during an Emotional Item-Directed Forgetting Paradigm”. Los autores son Olga…

Ver la entrada original 237 palabras más

Inteligencia emocional en pareja

En terapia de pareja es bien sabido que el amor no es suficiente para tener una convivencia satisfactoria. En un primer momento de la terapia, se hace necesario investigar si el afecto es correspondido por ambos miembros de la pareja y si los dos asumen la corresponsabilidad de la psicoterapia y quieren participita activamente de ella. Una vez investigados estos dos puntos, nos hacemos dos preguntas para trabajar con parejas:

¿Qué habilidades o comportamientos tiene las parejas para funcionar juntos exitosamente? ¿Cómo son las parejas que conviven con éxito?

La respuesta a estas preguntas las resuelva la INTELIGENCIA EMOCIONAL, según al artículo en el que nos basamos (ver más abajo). La inteligencia emocional consiste en:

-Intentar hacer las cosas lo mejor que saben hacerlas.

-Aprovechar los puntos fuertes y potenciar los débiles.

-Practicar y aprender habilidades y capacidades encubiertas propias de la persona.

-El conocimiento de las emociones y su correcta regulación y canalización.

Es sabido que todas las personas experimentamos las mismas emociones ante situaciones vividas de la misma manera. Lo que nos diferencia es cómo resolvemos la situación que ha provocado esa emoción. Una pareja puede encontrarse en una situación que afecta a ambos y hacerla frente de una forma totalmente distinta. Asimismo, los miembros de la pareja pueden vivir una situación de manera opuesta, ya que las emociones que se han despertado no son las mismas.

En el contexto de la relación las personas experimentamos respuestas emocionales y necesitamos que la otra persona las comprenda, así como, que el otro sintonice con ellas y podamos tener la expectativa de que nos va a prestar su apoyo emocional. Si la persona sabe cómo regular la emoción y, además, encuentra el apoyo en su pareja, el resultado es una satisfacción interna y con la pareja.

Muchas parejas con problemas desconocen sus reacciones y saben que el otro miembro no les da el apoyo emocional que precisan, pero tampoco saben expresar de manera comprensible qué apoyo necesitan. Ejemplo de esto: una mujer recuerda una pérdida y se pone triste y desea ser consolada, querida o abrazada. En lugar de eso, su pareja le da consejos, le dice que ya pasó y cómo debe sentirse. Ambos se sentirán no entendidos: ella que no se siente escuchada ni comprendida; él se sentirá rechazado, inseguro… Ella no sabe pedir cariño y lo que necesita y él no sabe dar ese abrazo que ella quiere y, por el contrario, da ánimos. Esta situación podría haber creado un lugar para la intimidad y, en lugar de eso, se convierte en una herida emocional.

Muchas veces el problema de pareja tiene que ver con que cada uno de ellos siente su propio dolor y no puede percibir que la reacción del otro está vinculada a la propia. Suele existir, asimismo, una tendencia a personalizar, creer que solamente su pareja lo hace mal y además, sólo se lo hace a ellos.

Por otro lado, los dos pilares fundamentales de la Inteligencia Emocional son el autoconocimiento de la respuesta emocional y la autorregulación de la misma. Cuando entendemos qué es lo que estamos sintiendo y cómo canalizarlo, puede ser que no nos guste pero al menos sabemos qué hacer con ello.

Según el artículo que estamos siguiendo, es fundamental analizar con la pareja las emociones básicas: miedo, tristeza, rabia, alegría y amor.

-El miedo (inquietud, ansia, temblor) comporta una situación vivida como peligrosa y necesitamos protección.

-La tristeza (llanto, cambio de semblante) comporta una situación vivida como una pérdida y necesitamos consuelo.

-La rabia (agitación, grito) comporta una situación vivida como injusta y necesitamos comprensión.

-La alegría (saltos, llanto) comporta una situación vivida como ganancia y necesitamos compartirla.

-El amor (latidos, mariposas) comporta una situación vivida como plenitud y necesitamos correspondencia.

Este análisis se puede realizar mediante preguntas, lanzando la misma a la pareja acerca de la situación vivida que provoca la emoción.

L a manera de afrontar las emociones se aprende, principalmente, en la familia, que es el modelo para aprender a resolver las emociones. Cuando una pareja decide unirse también tienen que ir conociendo los diferentes estilos para afrontar las situaciones emocionales.  Por todo ello, el trabajo que se debe hacer con la pareja es el mutuo conocimiento de la expresión de las emociones y el trato que espera recibir cada uno en una determinada situación. Cada uno de los miembros necesita ser reconfortado de una manera ante una situación que les ha despertado una respuesta emocional. Además de sentirse de diferente forma, ante una situación concreta los dos no van a reaccionar, sentir, necesitar o expresar lo mismo. Esto es lo más importante que se tratará con el psicólogo en pareja con distintos ejercicios y claves terapéuticas planteadas en la consulta.

Artículo: Gomà i Quintillà, H. Terapia de pareja en el marco de la inteligencia emocional. Revista: Inteligencia emocional y psicoterapia. Nº 60. Vol. XV. Págs. 147-159.

couple-731185_640

¿Qué es la culpa normal y la culpa anormal?

wood-229732_640

Como ya sabemos, todas las emociones tienen una función en el ser humano. Para explicar el sentido de las emociones y de la culpa nos hemos basado en el artículo citado al final del post  y os trasladamos el cuadro que explica brevemente la función de las emociones.

EMOCIONES: FUNCION

Ansiedad: evitar un peligro

Tristeza: solicitar ayuda

Ira: defender o atacar.

Culpa: hacer consciente al sujeto de que se ha hecho algo malo. Facilitar los intentos de reparación.

Etc.

La culpa es un afecto doloroso que surge de la creencia de haber transgredido las normas éticas personales o sociales, sobre todo cuando se ha hecho un daño a la otra persona. La conducta que genera culpa puede ser interna o hacer referencia a elementos más externos.

Según algunos autores (Pérez Domínguez, Martín-Santos, Bulbena y Berrios, 2000), la culpa consta de tres elementos:

-el acto causal, que puede ser real o imaginado.

-la percepción o valoración que hace el sujeto (mala conciencia).

-la emoción negativa derivada de la culpa (remordimiento).

Es diferente de la vergüenza, ya que ésta es una descalificación de uno mismo (por ejemplo, soy mala persona) y supone un obstáculo para cambiar, ya que supone que uno tiene una cualidad interior negativa. La culpa, por el contrario, no tiene ese obstáculo, ya que supone que uno ha hecho algo malo.

A la hora de abordar la psicopatología, en la consulta, es mucho más difícil de tratar con la culpa referida a la forma de ser de uno (soy un desastre) que la culpa cuando se refiere a una conducta concreta. Un comportamiento puede ser reparado pero la culpa intrínseca no.

La culpa es sana cuando la persona siente pesar y arrepentimiento y se plantea subsanar los actos cometidos para sentirse mejor.

En los pacientes, sin embargo, puede aparecer la culpa anormal o la considerada patológica. La culpa puede ser anormal por exceso o por defecto. Siempre hay una distorsión de la conciencia de la situación.

Suele aparecer la culpa por exceso en la depresión y en los trastornos obsesivos (o derivar en ellos). La culpa aparece asociada a pensamientos sobrevalorados e, incluso delirantes, que poco o nada tienen que ver con el acto negativo. La culpa es muy intensa y tiene que ver con incidentes triviales o actos leves del pasado, es decir, la persona se siente culpable sin haber hecho algo objetivamente malo o sin saber porqué. Esta culpa es destructiva y escapa al control del paciente, impidiendo disfrutar de las alegrías de la vida. En la depresión, cuando hay personalidad obsesiva, la culpa viene acompañada de ideas de desprecio hacia uno mismo e, incluso, está más presente la vergüenza que la culpa.

Por otro lado, también existe la culpa anormal por defecto, que es lo que sucede en el trastorno antisocial de la personalidad (psicopatía) y en la personalidad paranoica, donde no se siente arrepentimiento ni compasión hacia las víctimas a las que se hace daño (Corral, 1994); Garrido, 2000).

Otra forma anómala de culpa es la que sienten las víctimas de un delito o de una conducta inapropiada. Generalmente la base de esta culpa está en no haber adoptado medidas preventivas. También se da el caso de que la sociedad tiende a culpar en parte a las víctimas de la conducta dañina y éstas pueden interiorizar esas normas sociales.

El dolor puede combatirse con analgésicos, pero la culpa no (Harder, 1995).

**Basado en:

Echeburúa, E., Corral. P., Amor, P.J. Estrategias de afrontamiento ante los sentimientos de culpa. Análisis y Modificación de Conducta, 2001- Nº116. Volumen: 27. Págs. 905-929.

 

Imagen

¿Cuáles son las etapas y crisis de una pareja?

2017-03-13-19-22-24

Para detallar todas las etapas y crisis que sufre la pareja, nos hemos pasado en el libro que señalo al final de este artículo; pasamos a definir cada una de ellas:

Estadio I, de luna de miel, tiempo de fantasía o de romance. Este estado está caracterizado por una relación romantizada, idealizada o exclusiva. Existe un enamoramiento en el que las diferencias entre los dos son minimizadas y las similitudes acentuadas. La función de esta fase supone construir una buena base para una relación gratificante, fuera de la familia de origen. Se desarrolla un sentimiento de fusión y de pertenencia. Se produce una transición hacia la siguiente fase cuando uno de los dos se mueve hacia la diferenciación. Es durante las transiciones cuando la pareja suele decidir venir a terapia.

Estadio II. Desciende la proximidad y la dependencia, y la realidad comienza a imponerse: vivir juntos, aumento de responsabilidades, problemas. La pareja tendrá que acomodarse y comprometerse con todo ello. Las tareas a las que enfrentarse son seguir trabajando en la diferenciación de cada miembro, retomar actividades individuales a la par que mantenemos las actividades de la pareja en conjunto, comprometerse con las responsabilidades que surjan y aprender manejar conflictos y tensiones. Lleva tiempo negociar los temas de diferenciación y requieren una revisión de cada familia de origen y una exploración de como cada familia manejó la diferenciación, las diferencias, y las normas sobre los desacuerdos. Las expectativas de los papeles del marido y la esposa son derivadas de los modelos de los padres. La transición hacia la siguiente fase de realiza cuando los compañeros pueden reconocer y afirmar las diferencias de cada uno y la individualidad.

 

El Estadio III está caracterizado por el crecimiento de la divergencia de intereses y una lucha por más independencia;  Campbell (1980, 1984) se refiere a este estadio como la “lucha de poder”. En este  etapa tratamos de tener una visión total de la pareja y reconciliar los rasgos positivos y negativos de la otra persona. La transición hacia el siguiente estadio sucede cuando los compañeros están deseando abandonar las luchas de poder, la cooperación y la intimidad. Las parejas ancladas en este estadio son las que aparecen desunidas, uno muy independiente y que necesita  autoafirmarse continuamente.

 

Estadio IV. Representa los años intermedios del matrimonio , una de las etapas más estresantes para las parejas, particularmente cuando hay hijos adolescentes en la familia. Incluso sin hijos, los años intermedios del matrimonio además traen más cambios y tensiones. Parece ser una presión acumulada para resolver los asuntos no resueltos del pasado. La pareja puede distanciarse o separarse. El reto de esta fase es negociar la independencia de la pareja, seguir con la relación pero conservando la propia identidad. Se elige la relación como una forma de vida constante.

 

Estadio V. Se caracteriza por esfuerzos activos hacia la comprensión de que las luchas por la independencia son esfuerzos del crecimiento aceptables y “normales” más que un rechazo. Estas diferencias percibidas ahora pueden ser consideradas como un enriquecimiento de la relación marital más que como una amenaza. Se trata de conseguir y aceptar la interdependencia y, de esta forma, pasarán al siguiente estadio.

 

Estadio VI. La pareja para de preguntarse qué pensará el otro y cesar de tratar de complacer al otro miembro a toda  costa. Ambos compañeros son libres para explorar nuevas formas de realizarse ellos mismos en lugar de derramar tanta energía en el matrimonio.

 

***Basado en el libro: Prevención de los conflictos de pareja de José Díaz Morfa. Editorial Desclée de Browner.

Coste efectividad de la Terapia de Aceptación y Compromiso en fibromialgia – Artículo de investigación publicado en ‘The Journal of Pain’

DR. JAVIER GARCÍA CAMPAYO

Se ha publicado hace unos semanas en la revista ‘The Journal of pain’el artículo  ‘Cost-utility of Group Acceptance and Commitment Therapy for Fibromyalgia versus recommended drugs: An economic analysis alongside a 6-month randomised controlled trial conducted in Spain (EFFIGACT study).’. Los autores son: Juan V. Luciano, Francesco D’Amico, Albert Feliu-Soler, Lance M. McCracken, Jaume Aguado, María T. Peñarrubia-María, Martin Knapp, Antoni Serrano-Blanco yJavier García-Campayo.

Las terapias de tercera generación como Mindfulness y ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) han demostrado que son eficaces en diferentes enfermedades como depresión, ansiedad, dolor crónico (incluyendo fibromialgia), hipertensión, etc. Ahora, para que sean utilizados de forma sistemática por los sistemas sanitarios públicos, es necesario demostrar que son también coste-efectivas. Este es uno de los primeros estudios a nivel internacional que demuestra que mindfulness y, sobre todo, la Terapia de Aceptación y Compromiso, es coste efectiva, es decir que su precio está justificable por los…

Ver la entrada original 348 palabras más

La Prueba del Vecino

chair-1649685_640

El especialista en educación emocional Maurice J. Elías pide a los padres que acuden a sus talleres que hagan esta prueba. Imaginen que todos en casa se están peleando: rencillas, gritos, exabruptos, reproches, prisas y tensión invaden la casa. Alguien llama a la puerta. Es el vecino. Cuando entra en casa, todos se calman de repente. Nada es demasiado bueno para el vecino: los miembros de la familia son de repente increíblemente civilizados y atentos. Todos están encantados y se lo pasan bien.
Cuando el vecino se marcha pueden ocurrir dos cosas: que todos empiecen de nuevo a pelearse o que cada cual retome sus actividades sin más. Y Elías pregunta a los padres: «¿Por qué necesitamos que un vecino nos obligue a ejercer el autocontrol que todos llevamos dentro? Los adultos necesitan aprender a comportarse con inteligencia emocional sin que nada les fuerce a ello. Así que recomiendo a los padres que hagan la prueba del vecino. Es muy sencilla: ¿es usted capaz de comportarse con sus hijos y su pareja durante un día entero como si un vecino lo estuviese escuchando todo el tiempo? ¿No decir nada a su hijo o pareja que el vecino no pudiese escuchar? Muchos padres me confiesan que les resulta muy difícil. Y yo les digo que cuando consigan hacerlo durante todo un día, tienen que intentar hacerlo durante un día todas las semanas. Las personas necesitan este día semanal para encontrar de nuevo su equilibrio emocional, para que les hablemos de forma más respetuosa y cariñosa, sin esos pequeños insultos y palabras de desaliento que utilizamos a diario. Nuestros hijos tendrán entonces la prueba de que sí, «mis padres me quieren. Piensan que en el fondo, soy lo que debería ser. No sólo ocurre cuando viene el vecino, me lo dicen todas las semanas». Las familias lo necesitan para tener un clima emocional más inteligente y equilibrado».
El niño pequeño tiene la necesidad de pertenecer a su familia y de formar parte de su entorno. Quiere cooperar y participar, sentirse parte de su núcleo familiar y social. Esta tendencia innata lo hace imitar y creer ciegamente en el adulto. El mecanismo emocional en cualquier hogar es meridiano: el hijo nace y su necesidad absoluta es recabar el amor de sus padres. Es probable que sus padres lo quieran, pero tal vez tengan unos patrones emocionales determinados que consciente o inconscientemente impondrán a su hijo. «Para que te quiera de verdad —le dirán una y otra vez aunque sea de forma silenciosa— debes comportarte de esta manera». El hijo hará lo imposible por cumplir las demandas de sus padres. Si los padres, en cambio, en aras de la libertad del hijo, se tornan tan permisivos que no son capaces de ejercer sus funciones de forma adecuada, el hijo tampoco saldrá ganando. No aprenderá a reconocer y a gestionar sus impulsos y sus emociones; tendrá tantas opciones, en un ambiente tan permisivo, que no llegará a entender qué le gusta de verdad, cuáles son sus deseos y en qué situaciones debe aprender a controlarse. No aprenderá a responsabilizarse de sí mismo y culpará a los demás de sus fallos. Un niño así, sin un sentido claro de quién es, porque no le han permitido desarrollarlo, será tan infeliz y tan emocionalmente inepto como el niño al que los padres han dirigido hasta despojarlo de su verdadera personalidad.
En el conocimiento de nuestros miedos y patrones emocionales inconscientes está la clave de nuestra libertad y de la de nuestros hijos.

**Extraído de Elsa Punset: Brújula para navegantes emocionales.

Los ingredientes del amor

triangular_theory_of_love_-_espanol-svg

Robert S. Sternberg en su revisión “El triángulo del amor” (Ed. Paidos) habla de tres ingredientes que tiene el amor, que coinciden con los vértices del triángulo de la figura anterior:

-Intimidad: se refiere a aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo y la conexión. Para Sternberg incluye elementos como (no tienen que aparecer todos, si no ser un sentimiento global por parte de los miembros de la pareja):

1. Deseo de promover el bienestar de la persona amada.
2. Sentimiento de felicidad junto a la persona amada.
3. Gran respeto por el ser amado.
4. Capacidad de contar con la persona amada en momentos de necesidad.
5. Entendimiento mutuo con la persona amada.
6. Entrega de uno mismo y de sus posesiones a la persona amada.
7. Recepción de apoyo emocional por parte de la persona amada.
8. Entrega de apoyo emocional a la persona amada.
9. Comunicación íntima con la persona amada.
10. Valoración de la persona amada.

-Pasión: se trata de la expresión de deseos y necesidades tales como necesidades de autoestima, entrega, pertenencia, sumisión, y satisfacción sexual. La fuerza de estas diversas necesidades varía esencialmente según las personas, las situaciones, y los tipos de relaciones amorosas. También va cambiando a lo largo del tiempo y las etapas.

-Compromiso y decisión: El componente decisión-compromiso del amor consiste en dos aspectos (uno a corto plazo y otro a largo plazo). El aspecto a corto plazo es la decisión de amar a otra persona, mientras que el de largo plazo es el compromiso por mantener ese amor. Estos dos aspectos no necesariamente tienen lugar simultáneamente. Las relaciones amorosas presentan inevitablemente sus altibajos, y en última instancia, lo que mantiene una relación es el componente decisión-compromiso. Este componente puede resultar esencial para atravesar períodos difíciles y para volver a otros mejores.

Minientrada

Soluciones “lógicas” que NO resuelven un problema

pear-2010022_640

-Decirte a ti mismo o a alguien “¡contrólate! ¡Relájate!”. En muchos casos, sabemos que el nerviosismo escapa a nuestro control y es quizás más una actitud de aceptación de ese mismo nerviosismo la que nos ayuda ante una situación complicada.

-Decirte o decir “sé natural”, “sé espontáneo”. La naturalidad solo se adquiere con la práctica repetida: camino naturalmente porque lo he practicado muchas veces, conduzco con naturalidad por la práctica mantenida en el tiempo, hablo con naturalidad en público porque he practicado y me expongo con frecuencia…

-Aparenta lo que no eres para que te acepten. Tarde o temprano terminará saliendo nuestro verdadero yo… Lo positivo es perder ese miedo atroz a ser rechazado.

-Cumple las expectativas del otro. Perdemos nuestros propios intereses y abandonamos el camino personal que nos hemos fijado. Insisto, lo positivo es perder ese miedo atroz a ser rechazado.

-Piensa que este mundo es lógico, justo y que en él, todos tienen lo que se merecen. Esto, como sabemos, no es real y el pensar en estos términos nos puede hacer mucho daño. El mundo y las personas no responden a las leyes de la lógica, ni de la justicia ni del merecimiento.

-Piensa que los demás siempre tienen la culpa y que tú no tienes ninguna responsabilidad: actitud dañina ante la vida y sus acontecimientos.

-Espera siempre que los demás sean agradecidos y que se comporten como deseamos o como nos comportaríamos nosotros. Esto no nos trae nada más que quebraderos de cabeza y problemas con amistades o conocidos.

-Adquiere confianza, seguridad y autoestima pero no te enfrentes a tus miedos. El adquirir seguridad es muy positivo, siempre y cuando esa seguridad se logre enfrentándose a situaciones o personas temidas. La seguridad no es algo que nos cae del cielo, sino que se logra actuando ante circunstancias que nos producen miedo.

**Basado en “Entiende y Maneja tu Ansiedad”. J. A. García Higuera y J. García Ureña.

 

 

¿Qué es la introspección?

human-207836_640

La introspección  se entiende como la capacidad para analizar, observar, prestar atención y conectar con nuestro mundo interno, privado, individual y personal, subjetivo y profundo. Nos permite conocernos a nosotros mismos, tomar conciencia, profundizar, reflexionar, cuestionar nuestros pensamientos, emociones, conductas, así como nuestras motivaciones, intereses y valores.  El tener esta conciencia que nos da la introspección sobre nuestros procesos y contenidos mentales es el primer paso para cambiar, para comprometernos con el cambio.

La sociedad actual nos exige ser “multitarea”, es decir, ser capaces de hacer diferentes cosas al mismo tiempo, y eso, en sí mismo, es un obstáculo para la introspección. (CopMadrid).

La capacidad de mirarse a uno mismo difiere según las personas y puede entrenarse o aprenderse; no todas las personas, como podemos imaginar, tienen esa capacidad igualmente desarrollada. Existen personas más introspectivas, más reflexivas, que analizan más sus procesos, que conversan de una manera más profunda. Otras personas, por el contrario, no se detienen a analizar su estado personal, conversan de manera  más superflua, no se conocen tan detalladamente.

Procesos que ayudan a trabajar esta capacidad pueden ser practicar meditación, pasear por un entorno natural, buscar la tranquilidad o el silencio, seguir un proceso de coaching, hacer terapia,  leer un libro de “autoayuda”, escribir un diario, conversar con un amigo sobre temas profundos, realizar relajación, etc. Lo más importante es buscar actividades en soledad con uno mismo.

Existen personas que no les gustan este tipo de actividades por temor a lo que vayan a encontrar en su interior o porque les aburre o les desinteresa lo personal o individual. Hay otras personas que disfrutan  observando ese mundo interior que todos tenemos, que les gusta conocerse, aunque lo que encuentren no les satisfaga del todo. La introspección es el primer paso para el cambio; el siguiente paso sería llevarlo a la acción.

Os dejo un artículo que habla de las áreas cerebrales más asociadas a esta capacidad:

http://www.abc.es/20100916/ciencia/secreto-personas-piensan-veces-201009161840.html

Para entrenar esta capacidad, os invito a reflexionar sobre unas cuantas cuestiones cuando algo os duela o cuando haya sucedido algo que ha causado una emoción desagradable. También podéis hacerlo cuando haya ocurrido algo que os produzca una fuerte alegría: ¿qué pienso? ¿Qué siento ahora? ¿Qué sentía antes? ¿Qué es lo que me ha hecho sentir de esa manera? ¿Cómo he reaccionado antes en situaciones parecidas? ¿Qué puedo hacer para mejorar? (Fuente: http://news.psykia.com/content/5-preguntas-clave-para-hacer-introspecci%C3%B3n).