Discusiones acaloradas

Hoy os voy a proponer una técnica para aplicar de modo cotidiano.

Se llama la Pausa de la Autocompasión (Neff, 2001). Compasión entendida como amor o bondad con uno mismo, no como pena o caridad. La descubrí a raíz de realizar el curso de Mindfulness que os he comentado en otra ocasión, que me hizo interesarme y aprender herramientas basadas en esta línea o corriente. Utilizando esta técnica tratamos de pasar de sentirnos amenazados a sentirnos seguros. Por ejemplo, es especialmente útil cuando tenemos una fuerte discusión con alguien.

Primero, tratamos de hacer un “tiempo fuera” y salir de la situación conflictiva. Se puede hacer de pie, sentado cómodamente, tumbado o sentado en el suelo, etc.

Ponemos nuestra mano sobre el corazón y hacemos una inspiración profunda y que nos resulte tranquilizadora.

Nos decimos mentalmente tres frases (aquí expongo las ideas pero es mucho mejor que las “traduzcamos” a nuestras propias palabras o a nuestra forma normal de expresarnos):

-Este es un momento de sufrimiento, o esto me está doliendo, esto duele…

-El sufrimiento es parte de la vida, o todos sufrimos algunas veces…

-Que yo sepa ser amable conmigo mismo, o que me acepte tal y como soy, o que me perdone…

Algo tan sencillo como esto. Tras unas cuantas semanas de practicarlo suele automatizarse y el estado de ánimo cambia con rapidez. No tratamos de manipular los sentimientos negativos si no responder a ellos con buena voluntad.

hands-683950_640

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s