¿Sabes lo que es la resiliencia? ¿Sabías que es algo presente a lo largo de la historia?

El término fue introducido en el ámbito psicológico, en 1978 por el psiquiatra infantil británico MICHAEL LLEWELLYN RUTTER para designar la capacidad del ser humano para soportar y sobreponerse a situaciones adversas y trágicas. La resiliencia se encuentra reflejada en múltiples relatos históricos y literarios:

  • Con el título “El diario de Ana Frank”, relato de una niña judía que detalla su experiencia durante los dos años que tuvo que ocultarse de los nazis en Amsterdam durante la Segunda Guerra Mundial. Ana moriría en un campo de concentración en 1945, pero su obra ha quedado como ejemplo de resiliencia.
  • Hans Christian Andersen, su familia era tan pobre que en ocasiones tuvo que dormir bajo un puente y mendigar, huérfano de padre, con una madre alcohólica y una abuela materna que la obligaba a prostituirse. Muchas de estas experiencias oscuras y amargas de su vida se reflejan en sus cuentos.
  • Erikson, a punto de morir de polio, durante años de intenso dolor, con paciencia infinita y determinación, creó y desarrolló técnicas de relajación y autohipnosis que han sido una referencia terapéutica indiscutida.
  • Jean Piaget, después de una infancia marcada por la enfermedad mental de su madre, logró desarrollar las bases de la psicología cognitiva.
  • Victor Frankl, psiquiatra, superviviente de Auschwitz, sería el fundador de la escuela de terapia humanista y existencial.
  • Podíamos seguir con numerosos ejemplos: desde la Biblia con el paciente Job, la música con Ludwig van Beethoven, la ópera con María Callas, la literatura con Primo Levi, en los cuentos infantiles como la Cenicienta o el Patito Feo, o incluso personajes infantiles más recientes como Harry Potter. En la historia aparecen numerosos ejemplos de individuos destacados que, a pesar de haber sufrido graves experiencias en sus vidas, pudieron superarlas y realizaron grandes aportaciones para la humanidad. Pueblos enteros han demostrado capacidades sorprendentes para sobreponerse a la persecución, a la pobreza y al aislamiento, así como a las catástrofes naturales o a las generadas por el hombre (judíos, pueblos indígenas, etc.).

La resiliencia implica:

  1. En primer lugar la capacidad de resistencia frente a la destrucción, es decir la capacidad de proteger la propia integridad bajo la presión de situaciones altamente adversas. Esta capacidad estaría determinada por factores biológicos, personales y sociales que se han ido desarrollando en el individuo en interacción con el ambiente.
  2. En segundo lugar la capacidad de recuperación después de haber sufrido el impacto de eventos altamente desfavorables, siendo capaz de desarrollar conductas positivas y socialmente aceptables.
  3. La capacidad de acceder a una vida personal significativa y socialmente productiva a pesar de las circunstancias difíciles de su existencia.

Son pilares o fundamentos de la resiliencia una serie de capacidades como introspección, independencia, capacidad de relacionarse, iniciativa, humor, creatividad y moralidad. Ello condiciona una consistente autoestima y la capacidad de pensamiento crítico de la persona.

***Basado en José Luis Medina Amor (UNED, Madrid)

child-517524_640

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s