Comunicando

phone-160428_150

Para poder mejorar cómo nos comunicamos con la pareja, los amigos, los familiares o los compañeros de trabajo, con las personas en general, vamos a esbozar una serie de pautas muy sencillas de describir pero que difícilmente ponemos en práctica. Como sabemos que la práctica repetida de una acción facilita el aprendizaje, podemos empezar desde hoy mismo a realizarlas y renovar la forma en la que nos relacionamos. Estas pautas no van a hacer que el entendimiento entre dos o más personas sea perfecto, o que la relación sea maravillosa, pero sí harán que la comprensión sea mayor y que realmente la comunicación sea eficaz y logre su objetivo real. Empezamos:

-Es muy importante preguntar antes de opinar. Existen preguntas abiertas que ayudan al interlocutor a extenderse en la explicación, por ejemplo, “¿qué tal ha ido?”, frente a preguntas cerradas, “estás bien, ¿verdad?”. Preguntar mucho es una de las claves para poder entender mejor al otro y, si se utiliza una pregunta cerrada o abierta es ya cuestión de nuestros objetivos, sabiendo que las abiertas dan más pie al otro a explicarse en mayor medida y las cerradas a delimitar un ámbito concreto.

-Utilizar la conocida empatía, expresarle algo así como “me hago cargo de tu situación”. Se trata de aceptar al otro, juzgando lo menos posible, y tratar de observar cómo se siente o cómo piensa. Si el interlocutor está furioso, no se puede razonar con él desde lo cognitivo, es como una olla a presión que no se puede abrir, es mejor intentar comprender su emoción y tratar de razonar más tarde. Cuando alguien nos habla desde el enfado y con tono elevado, nos cuesta no responder también con agresividad; si logramos empatizar con esta persona, podremos entender mejor lo que le ocurre y no defendernos o contraatacar.

-La empatía, por otro lado, está muy relacionada con la escucha activa, de hecho, en muchos casos, la empatía se demuestra mediante la escucha. Esto es parar la actividad que estamos realizando y escuchar al otro, parafrasear lo que dice (expresar con nuestras propias palabras lo que dice nuestro interlocutor), clarificar o confirmar (“lo que quieres transmitirme es que…”) y, por último, resumir lo que ha dicho (“creo que, en resumen, la conclusión de lo que dices es que…”). Nuestra comunicación no verbal debe denotar que estamos escuchando (postura corporal, mirada, etc.).

-Relacionado con lo anterior, estaría la aceptación y la validación del otro. En los casos expuestos, podemos no coincidir con la otra persona, no tener sus mismas opiniones o sentimientos pero sí podemos hacerle sentir validado y aceptado. Esto abre los canales de comunicación y crea un efecto muy agradable, tanto en el otro, como en uno mismo (“veo que estás muy enfadado, entiendo que debes tener tu tiempo para que se te pase, volveré un poco más tarde”).

-Utilizar los Mensajes YO, esto quiere decir, expresar opiniones, preferencias, deseos, emociones, sabiendo que son míos, que son mi responsabilidad, sin juzgar al otro. Suelen crear efectos positivos en la relación y en la comunicación (“me gustaría mucho que me escucharas sin interrupciones”). Los mensajes TÚ dicen al otro lo que tienen que hacer, critican, juzgan y no facilitan la comunicación; la gente aborrece que le digan lo que tiene que hacer, de hecho, suele hacer lo contrario; las imposiciones no suelen servir (“tienes que…”, “debes que…”).Un ejemplo de mensaje TÚ sería “¡eres un mentiroso!”, frente al mensaje YO “en esta situación me siento engañado”; la diferencia es obvia.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Comunicando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s